lunes, 13 de octubre de 2014

Fotografia o realidad

Varias veces he leído textos que sostienen que la fotografia es copia fiel de la realidad, ya sea por el valor de veracidad que le conferimos, o por las propiedades físicas de la formación de la imagen. Pero asumir eso es creer un engaño. La fotografía nos muestra siempre una versión alterada de la realidad, por diferentes motivos e intenciones. Incluso dejando de lado a la fotografía artística o creativa, donde su disociación con la realidad es manifiesta. O la adulteración mediante montajes u otro tipo de procesos. La realidad no sólo tiene tres dimensiones, sino que no está limitada a un marco rectangular (y no hablemos si la foto es blanco y negro), solamente con eso alcanza para influenciar, ingenua o intencionalmente el mensaje que recibe el espectador.

Por otra parte, si bien la imagen se crea a partir de los rayos de luz reflejados por un objeto en un tiempo y lugar determinado, variaciones en la distancia focal, diafragma, enfoque, generan suficientes alteraciones como para dejar de considerarla como huella de ese objeto.

Si, la realidad, los rayos de luz que de ella provienen, son la materia prima de que se vale el fotógrafo. Pero el producto elaborado con ellos, la fotografía final que observamos, es sólo eso, una fotografía.

Por más que lo parezca, no soy maltratador de animales

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada